jueves, 21 de marzo de 2013

11

Elegir el color del coche

Si de por sí ya es complicado elegir un coche entre tantos modelos, tantos extras y tan reducidos presupuestos, el asunto de la selección del color puede suponer, además de una prueba de fuego para una pareja, una crisis existencial entre tanta gama y, sobre todo, de nombres tan extraños.

Hay determinadas personas a las que si nos sacan de los colores básicos (rojo, verde, azul, amarillo, blanco, negro, etc.) nos meten en un compromiso pictórico del cual saldremos irremediablemente mal parados. Si nos preguntan por el vestido de la novia diremos que es blanco, dejando clara nuestra ignorancia tonal y poco sentido estético. Las novias no van de blanco a secas. Visten de blanco roto, blanco marfil, blanco puro, blanco perla o blanco champagne, que es un tono ideal para novias de piel bronceada o apiñonada (?)


Saliendo del "comprometido" mundo de las bodas, podemos meternos de lleno en el sector del automóvil. Bien es cierto que si compramos un vehículo, para el más común de los mortales habremos adquirido un coche rojo, verde, azul, blanco o gris. Podemos, como mucho, añadir el detalle de que es metalizado, oscuro o claro.
Pero de ahí a los extraños juegos de palabras que emplean los fabricantes de automóviles para denominar sus paletas de colores hay un abismo. Tomando como muestra la marca BMW, sólo en lo que toda la vida ha sido azul encontramos, entre otros (traducido al español): azul pastel, azul fiordo, azul atlántico, azul topaz, azul acero, azul Toledo, azul Le Mans, azul Oriente, azul Laguna Seca y azul místico. Del azul fiordo o del azul atlántico, si interpretamos este último como el océano, uno se puede hacer una idea, pero a ver cómo explicamos el azul místico o el Oriente.

Alfa Romeo, sólo en los tonos blancos, ya nos ofrece blanco "a secas", blanco harina, blanco gardenia, blanco antiguo, blanco bertone, blanco tiza y blanco Zagato entre otros. Hay que hilar muy fino, porque no es tan fácil explicar a nuestros amigos el porqué de haber escogido el blanco tiza sobre el blanco harina, por mucho empeño que pongan los diseñadores de Alfa.

Este curioso sistema de denominación de colores es común prácticamente a todas las marcas. Desde esta dirección podemos descargar un documento en PDF de cada color de Citröen, y veremos cómo, sólamente en verde, hay tres  páginas que nos llevan desde el exotismo del verde Bahamas al verde Aquarius, pasando por el verde Agua y Bosque o el verde emoción turquesa.

Para gustos los colores. Y para enrevesados, los que eligen sus nombres.