jueves, 27 de junio de 2013

9

Tabaco: ¿en paquete o en cartón?

Teniendo en cuenta que un paquete de tabaco cuesta lo mismo comprándolo suelto o en cartón... ¿por qué no animarse por este último y quitarse la visita diaria al estanco durante una temporada?

Cierto es que el tabaco cuesta lo que cuesta, y que no es lo mismo soltar un billete de cincuenta por un cartón que cinco euros  por un paquete de cigarrillos. Pero, sabiendo que el que fuma un paquete diario sabe que lo va a hacer durante algún tiempo ¿por qué no comprar cartones y evitar el constante peregrinaje a la expendeduría? De ese modo se solucionaría la angustia de quedarse sin tabaco y tener que bajar a las dos de la mañana a la tienda de los chinos o a la gasolinera, exponiéndose a peligros desconocidos, a sumar a los de arterias y bronquios. O teniendo que pagar un precio más alto al verse obligado a comprarlo en la máquina del bar.

Cuando uno va al colmado no se lleva un filete o un botellín de cerveza. Coge varias unidades para así poder abastecerse varios días. No tiene sentido bajar a por un filete hoy y mañana a por otro, sabiendo que al día siguiente va a tener el mismo destino. Del mismo modo, si uno tiene la costumbre de tomar una cerveza a la hora de comer, comprará varias de una vez y tendrá reservas para varios días.

¿Compramos en pequeñas dosis para sentirnos menos adictos que aflojando de golpe cincuenta euros por nuestra droga particular? ¿Comprar un cartón es admitir sentirse más enganchado al tabaco que comprando un paquete durante diez días seguidos?

Hay países donde comprando un cartón de tabaco, el precio se reduce bastante respecto al paquete individual, pero aun así tampoco cuaja. Ni regalando mecheros, pitilleras y demás parafernalia. Por alguna razón ese bloque de doscientos cigarrillos no acaba de satisfacer al consumidor.